Neumáticos y cámaras de aire
La rueda de una bicicleta consiste en el neumático o cubierta y la cámara de aire. La presión interna se mantiene estable gracias a la cámara de aire de la bicicleta. El neumático, mucho más resistente, transmite las fuerzas de aceleración a la carretera y también es responsable del comportamiento de guiado lateral y de frenado. El dibujo de la banda de rodadura del neumático es similar al de un coche y es decisivo para el agarre necesario en la carretera. La cámara está llena de aire y mantiene la presión sobre el neumático. La presión se puede regular a través de una válvula. El aire puede ser bombeado según se requiera.